Como crear un espacio de trabajo en casa

Si haz decidido aventurarte en el mundo freelance, eres un trabajador privilegiado que puede hacer home office o te encanta tener mil y un proyectos que hacer, sabes que tener un espacio de trabajo en casa es esencial para concentrarte y lograr sin estresarte todo lo que te propones.

Trabajar desde casa requiere disciplina y contar con un espacio donde tengamos todo lo necesario para laborar sin problema. Así que te damos algunos tips para acondicionar un espacio dentro de tu casa y que rindas al máximo.

 

Iluminación

La luz natural es muy importante para la vista, así que busca un rincón cerca de la ventana. Lo ideal es que no des la espalda a la entrada de luz ya que su reflejo te deslumbrará y lastimaras tus ojos. Lo mejor es que la luz te entre, a ser posible, por la izquierda (o la derecha si eres zurdo).



Evita las zonas de paso

Por más que quieras, debes admitir que pasarás muchas horas de tu día a día en ese espacio, así que evita estar en una zona de paso y las distracciones que esto causa. Además, recuerda que el espacio de tu silla, los cables de tu equipo o lámpara podrían ser estorbosos.

 

Olvídate de la cama

Sabemos lo tentador que es poner tu escritorio en tu dormitorio, pero no hay nada más seductor que ver la cama todo el día y caer en la tentación de “descansar” un rato. Si no tienes otro espacio en dónde ponerlo, intenta que la decoración de un espacio y otro sea diferente para que no asocies tu área de trabajo con la de dormir.

También, compra una bacpack para tu laptop y guárdala cada que termines de trabajar. De esta manera, si estás descansando no te acordarás de los pendientes cada que veas la laptop al otro lado de tu habitación.
 

 

Colores armoniosos
Es importante estar en un ambiente agradable y relajado. Así que los colores de las paredes tienen que darte armonía para trabajar, así que despídete de los tonos muy fuertes y recurre a una paleta en tonos suaves. También puedes pintar un trozo de pared para delimitar tu zona de trabajo.

 

Practicidad ante todo
Para mejorar tu efectividad intenta tener tu área de trabajo despejada y tus cosas de trabajo al mano y ordenadas. Una opción es colocar un estante u organizador junto a al escritorio. Procura tener todo organizado con carpetas o folders, o recurre a pequeños papeles para indicar qué documentos se encuentran en cada folder.

 

Elige muebles cómodos

Y que te gusten. Por suerte diseño y funcionalidad no tienen porqué estar peleados. Si tus horas de trabajo son muy largas, lo mejor es invertir en una silla cómoda que te ayude a mantener una buena posición corporal: que recoja bien las lumbares y en la que las piernas y la espalda formen un ángulo recto.

 

El tiempo es oro
Así que no lo pierdas buscando papeles que no sabes dónde los dejaste por última vez. Clasifica, etiqueta y vencerás.

 

Trabajar desde casa tiene muchas ventajas: ahorras tiempo de traslados, puede administrar tu propio tiempo y puedes tener más tiempo para ti. Pero también existen muchas distracciones que pueden afectar tu rendimiento laboral, por eso es muy muy muy importante tener un rincón de trabajo que te aísle de todo y te ayude a lograr un buen resultado en cada proyecto.